miércoles, 2 de diciembre de 2009

[De olvidos y palestras]

Los años 80 del siglo pasado supusieron para la sociedad española, y si concretamos, para la andaluza, una ruptura con todo lo que de una forma u otra, parecía estar ligado al régimen franquista. La copla no pudo escapar a esa persecución cuyo fin era el olvido.

La copla fue tachada de vulgar, de reflejo de una España llena de tópicos, con la que había que romper de inmediato. Los sentimientos que este género exaltaba, los más elementales y básicos de las personas, fueron considerados como tratados con una intensidad y exuberancia desbordantes. Se olvidaban estos detractores de que ahí radica la grandeza de la copla, en que, como género popular y reflejo de la sociedad en la que se engendró, vivió y murió, la copla expresaba todo lo que el pueblo sentía y ahí radica su grandeza.

Estrellita Castro definió la copla como “el reflejo de todos los españoles”, y no andaba lejos de lo cierto la genial cantante. La copla es amor, pasión, celos, desengaño, rabia, incomprensión, melancolía, ilusión. La risa y el llanto. La vida y la muerte. Estamos ante un género que reflejaba lo que ocurría a la gente en cada rincón de nuestro país, desde las calles hasta las casas de vecinos, de la feria a la muerte de alguien querido, desde el nacimiento de un niño hasta la infidelidad. Todo lo que una persona podía vivir está reflejado en el inmenso repertorio que la copla puede presumir de tener.

El paso del tiempo pone a cada cosa en su lugar, y eso parece estar ocurriendo con la copla. Podemos apreciar que hoy día la copla es considerada un género musical importante, pieza clave de la memoria popular de nuestro país, base y presente de parte de la cultura que a día de hoy tenemos a nuestro alrededor.

Se han editado numerosos libros, se le ha quitado el polvo a multitud de obras discográficas casi olvidadas y se siguen versionando coplas por infinidad de artistas. Concursos televisivos, homenajes a sus creadores, exposiciones, conferencias… Son la muestra de que a pesar de ser un género pasado, sigue vivo por su importancia y su peso en la historia de la música.

2 comentarios:

A las 11 de diciembre de 2009, 23:31 , Blogger Limosna de amores ha dicho...

Es correcto todo lo que citas y respecto al tema podríamos escribir libros enteros para la biblioteca de la copla. Felicidades por atreverte con la "Nana para un rey". Yo te felicito y animo a seguir escribiendo, y te invito a visitar y a participar en mi blog. Un saludo Subires.

http://retratosdelanuevacopla.blogspot.com/

 
A las 16 de diciembre de 2009, 20:19 , Blogger QUECO ha dicho...

Jamás será un genero pasado mientras existan personas como tú que sigan manteniendo viva la Copla!! De las de peina y volante que pocas vamos quedando pero mientras el cuerpo aguante remedando la canción que cantaba Dña. Juana Reina... no dejes de cantar, sentir e interpretar tantas maravillosas letras que en tu voz cobran vida!!

QUECO

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal


Free Blog Content

hidden hit counter
hit counter dreamweaver